Female Urinary System SP

Cómo Y Dónde Se Forman Los Cálculos Renales

La mayor parte de los cálculos urinarios (urolitiasis en términologia médica) se forman como resultado de la alteración del equilibrio natural entre los minerales y el agua de la orina. Están compuestos por sales minerales de la orina que se precipitan formando grúmulos. Los cálculos no suelen ser más grandes que un grano de arroz pero con el tiempo pueden crecer hasta alcanzar varios centímetros de diámetro. En algunos casos pueden incluso taponar los tubos colectores renales.

Pueden permanecer en los riñones o ser expulsados del cuerpo a través del tracto urinario. El tracto urinario es el sistema colector y excretor de la orina. Está formado por los riñones, los uréteres (que conectan los riñones con la vejiga), la vejiga y la uretra, a través de la cual la orina pasa desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. En función del diagnóstico podemos diferenciar entre cálculos renales, urinarios y vesicales. Los médicos los distinguen por las sales que componen el cálculo, por ejemplo:

  • Cálculos de oxalato cálcico (70-75 %) [1, 2]
  • Cálculos de ácido úrico (hasta el 10 %) [1, 2]
  • Cálculos fosfato, magnesio y amonio: son los llamados “cálculos de estruvita”, de origen infeccioso (aprox. 10-15 %) [1-3]

Entre los factores que pueden alterar el equilibrio de las sustancias presentes en la orina y que, por tanto, son una causa habitual de los cálculos renales y urinarios, se incluyen los siguientes:

  • Ingesta insuficiente de agua: Provoca que las sales y los minerales estén más concentradas y se aglomeren más fácilmente para formar piedras. [2, 4]
  • Una dieta rica en proteínas o en sodio [5, 6]
  • Infecciones frecuentes en el tracto urinario [2, 4]
  • Síndrome metabólico: Obesidad, diabetes y gota [1, 7-10]
  • Alteración en la función de las glándulas paratiroides (hiperparatiroidismo) [1, 2, 4]
  • Cirugía intestinal, bypass gástrico o enfermedad crónica del intestino (enfermedad de Crohn) [1, 2, 4]
Delta III Coupling

Tratamiento De Cálculos Renales Mediante ESWL

La litotricia extracorpórea por ondas de choque (ESWL), introducida por primera vez en 1980, es desde entonces la opción standard para el tratamiento de los cálculos renales y urinarios. La litotricia extracorpórea es la forma menos invasiva de eliminar los cálculos urinarios ya que no requiere cirugía. La mayor parte de los cálculos se puede tratar eficazmente mediante este método. Consiste en enviar ondas de choque desde el exterior al interior del cuerpo. Estas ondas se transmiten a través de los tejidos hasta alcanzar el cálculo en el punto focal, provocando así su fragmentación. Si el tratamiento es eficaz, los fragmentos más pequeños del cálculo pueden son expulsados del cuerpo de forma natural con la orina.

Las ondas de choque pasan a través de la piel y por tanto evitamos realizar una intervención quirúrgica invasiva. El tratamiento de ESWL no suele ser muy doloroso. No obstante, si los pacientes sienten algo de dolor, el médico que los trata puede usar un analgésico intravenoso suave para conseguir un efecto calmante inmediato. Una litotricia por ondas de choque dura aproximadamente de 30 a 60 minutos y normalmente se realiza ambulatoriamente. Con los litotriptores de última generación, todos los cálculos presentes en el tracto urinario pueden ser tratados con el paciente tumbado cómodamente boca arriba. Utilizando las imágenes de ultrasonidos ( US) y rayos X, el generador de ondas de choque puede posicionarse de forma que las ondas de choque enfoquen el cálculo. Los rayos X o los ultrasonidos se utilizan para visualizar el foco antes, durante y después del tratamiento. [11]

En función del tamaño y la posición de los cálculos, se puede lograr con una sesión de tratamiento ambulatorio altas tasas de éxito. Hay estudios científicos que indican que, en pacientes bien seleccionados sometidos a una ESWL, el 90 % de los cálculos quedan completamente eliminados y además en el 70 % de ellos se consigue con una sola sesión de tratamiento. [12, 13]

URS Procedure

Extracción Endoscópica De Cálculos Renales O Urinarios (URS)

Los cálculos renales más grandes suelen tener que ser extraídos con cirugía.  La extracción endoscópica de cálculos renales o urinarios se realiza con anestesia general,con el paciente tumbado sobre su espalda y con las piernas extendidas y abiertas (posición de litotomía). Con ayuda de un endoscopio se introducen finos instrumentos en la uretra y a través de la vejiga podemos subir hacia el uréter hasta llegar al cálculo incluso a nivel renal.  A continuación, se fragmenta el cálculo de forma mecánica o mediante la luz láser consiguiendo que los fragmentos puedan ser excretados o extraídos endoscópicamente mediante pequeños fórceps o cestas. El término técnico para este tratamiento endoscópico es ureterorrenoscopia (URS) o bien cirugía retrógrada intrarrenal (RIRS) si el cálculo está localizado en el riñón. Generalmente, el paciente ya puede abandonar el hospital después de dos días de recuperación. [11]

Al finalizar la cirugía endoscópica y aún bajo anestesia, se deja la vía urinaria permeable con un catéter doble J (stent ureteral) para evitar, más stress al paciente y prevenir la posible obstrucción del  flujo de orina. El catéter doble J se extrae ambulatoriamente una o dos semanas después de la intervención. [11]

Vídeos:

http://www.maestro-portal.eu/procedure/detail/1 (Dornier láser)

http://www.maestro-portal.eu/procedure/ (Dornier láser)

PCNL Procedure 5

Extracción Quirúrgica De Cálculos Renales A Través De La Piel (PCNL)

Generalmente este procedimiento se utiliza solo en el caso de cálculos renales grandes y complejos, como los cálculos coraliformes. Un cálculo coraliforme es un cálculo que ocupa grandes secciones de la pelvis renal en uno o más de los cálices renales. La nefrolitotomía percutánea (PCNL) consiste en extraer los cálculos renales creando una abertura artificial a través de la piel de la espalda, mediante una incisión en el costado posterior a la altura del riñón. Esto permite introducir un endoscopio en el sistema colector renal donde está localizado el cálculo. Esta operación suele llevarse a cabo con anestesia general.  El tracto urinario se prepara para la operación colocando al paciente en posición de litotomía. A continuación, se coloca al paciente sobre su estómago, de modo que quede medio tumbado boca abajo. Esto permite el acceso quirúrgico por la espalda.

El procedimiento de punción se realiza bajo control visual mediante imágenes de ultrasonidos y rayos X. Después de introducir el endoscopio — del grosor de un lápiz — por el riñón, se rompe el cálculo con una sonda ultrasónica o un láser y se extraen los fragmentos. Para finalizar la operación, se introduce un catéter en el riñón (desviación urinaria externa a través del costado) o bien se pone un cateter ureteral (desviación interna) para evitar que se produzcan obstrucciones en el flujo de orina.

Normalmente, el paciente debe permanecer en el hospital de tres a cinco días. Si el procedimiento lo lleva a cabo un cirujano experimentado, la tasa de complicaciones suele ser baja. [11]

Recommended Stone Treatment ENG

¿Cuál Es El Tratamiento De Cálculos Renales Adecuado Para Mí? – Parte 1

Los cálculos renales se tratan mediante litotricia extracorpórea por ondas de choque (ESWL) o mediante un procedimiento quirúrgico como URS o PCNL. Las asociaciones médicas más influyentes (por ejemplo, la Asociación Española de Urología o la Asociación Europea de Urología) dan recomendaciones y pautas para elegir el mejor método. Las recomendaciones de estas asociaciones médicas están disponibles para los urólogos afiliados en forma de guías clínicas. Se fundamentan en los últimos descubrimientos científicos obtenidos a partir de estudios médicos. En octubre de 2017, las directrices publicadas por la Asociación Europea de Urología (EAU) [1] sobre el tratamiento de cálculos renales y urinarios eran las siguientes:

Los factores clave son la localización y el tamaño del cálculo (primera casilla), es lo primero que se valora en la aproximación diagnóstica. La segunda casilla muestra los métodos de tratamiento recomendados, se enumeran en orden de preferencia (1 y 2) o bien como opciones equivalentes. Por ejemplo, si hay un cálculo de 8 mm en el uréter distal (sección del uréter cercano a la vejiga), la EAU recomienda el tratamiento mediante ESWL o URS.

Kidney Stone Reveal

¿Cuál Es El Tratamiento De Cálculos Renales Adecuado Para Mí? – Parte 2

Aunque el tratamiento endourológico de los cálculos (URS) suele implicar anestesia general y una estancia en el hospital para minimizar los riesgos del paciente, cada vez son más los urólogos que prefieren este método. Una de las razones que suelen aducir es que este tratamiento permite extraer el cálculo completa e inmediatamente en una sola operación. La necesidad de un segundo tratamiento se cita a menudo como una desventaja para escoger la litotricia extracorpórea por ondas de choque. De todas maneras cabe tener en cuenta que la ESWL ofrece altas tasas de eficacia (hasta >90 % cuando  los pacientes y los cálculos son bien seleccionados) y habitualmente sólo es necesario realizar una sesión. La litotricia extracorpórea por ondas de choque es un tratamiento no invasivo ambulatorio que ofrece importantes ventajas sin algunos de los riesgos asociados a los métodos invasivos: anestesia, infecciones secundarias a la cirugía y la estancia en hospitalización. Aunque sea necesario realizar una segunda sesión, el tratamiento mediante ESWL siempre es menos estresante para el paciente que los posibles riesgos que los procedimientos invasivos de URS y PCNL descritos anteriormente. [14, 15]

Su urólogo dispone de experiencia y guías clínicas (recomendaciones) para decidir cuál es el tratamiento más adecuado para eliminar sus cálculos renales o urinarios. Además de la localización y el tamaño del cálculo, dichas recomendaciones incluyen la composición química del cálculo, antecedentes  históricos preexistentes y las características anatómicas de su cuerpo.

Un tratamiento no invasivo como la ESWL, tiene claras ventajas. Su médico estará encantado de concertar una cita para explicarle si la litotricia es una opción viable en su caso y para hablarle de los pocos habituales efectos secundarios y complicaciones.

Antes de que se realizara el primer procedimiento de litotricia (desintegración de cálculos renales) en humanos en 1980, los pacientes no tenían más opción que someterse a una intervención de cirugía abierta. Hoy en día, más de 500.000  mil pacientes de todo el mundo son tratados mediante la ESWL cada año. Este tratamiento permite fragmentar los cálculos de manera rápida y eficaz. Dornier MedTech, empresa inventora de la litotricia extracorpórea por ondas de choque (ESWL), cuenta con casi 40 años de experiencia en esta área y tiene instalados cientos de sus aparatos de ESWL dando servicio de ESWL en todo el mundo.

Kidney Stone Example

Referencias

  1. C. Türk (Chair), A.N., A. Petrik, C. Seitz, A. Skolarikos, A. Tepeler, K. Thomas Guidelines Associates: S. Dabestani, T. Drake, N. Grivas, Y. Ruhayel. European Urolithiasis Guidelines. 2017 [cited 2017 27 September]; Available from: https://uroweb.org/guideline/urolithiasis/.
  2. EAU Patient Information. [cited 2018 January 9]; Available from: http://patients.uroweb.org/wp-content/uploads/06_Basic-info.pdf.
  3. Flannigan, R., et al., Renal struvite stones–pathogenesis, microbiology, and management strategies. Nat Rev Urol, 2014. 11(6): p. 333-41.
  4. EAU Patient Information – Causes of kidney and ureteral stones. [cited 2018 January 9]; Available from: http://patients.uroweb.org/wp-content/uploads/01_Causes-of-kidney-and-ureteral-stones.pdf.
  5. Breslau, N.A., et al., Relationship of animal protein-rich diet to kidney stone formation and calcium metabolism. J Clin Endocrinol Metab, 1988. 66(1): p. 140-6.
  6. Kok, D.J., et al., The effects of dietary excesses in animal protein and in sodium on the composition and the crystallization kinetics of calcium oxalate monohydrate in urines of healthy men. J Clin Endocrinol Metab, 1990. 71(4): p. 861-7.
  7. Ferraro, P.M., et al., Dietary and Lifestyle Risk Factors Associated with Incident Kidney Stones in Men and Women. J Urol, 2017. 198(4): p. 858-863.
  8. Weinberg, A.E., et al., Diabetic severity and risk of kidney stone disease. Eur Urol, 2014. 65(1): p. 242-7.
  9. Nerli, R., et al., Type 2 diabetes mellitus and renal stones. Adv Biomed Res, 2015. 4: p. 180.
  10. Grassi, W. and R. De Angelis, Clinical features of gout. Reumatismo, 2012. 63(4): p. 238-45.
  11. EAU Patient Information – In depth information – Treatment of Kidney and Ureteral Stones. [cited 2018 January 10]; Available from: http://patients.uroweb.org/wp-content/uploads/03_Treatment_of_Stones.pdf.
  12. Tailly, G.G. and M.M. Tailly-Cusse, Optical coupling control: an important step toward better shockwave lithotripsy. J Endourol, 2014. 28(11): p. 1368-73.
  13. M. Mohammadi, T.A., N. Milz, S. Osswald, A. Zintl, H. P. Bastian, G. Lümmen, Initial Clinical Experience with the New Dornier Shock Wave Source EMSE 180 for ESWL, in 60 Congress of the North Rhine-Westphalian Society of Urology. 2014: Düsseldorf, Germany.
  14. Sheir, K.Z., K. Madbouly, and E. Elsobky, Prospective randomized comparative study of the effectiveness and safety of electrohydraulic and electromagnetic extracorporeal shock wave lithotriptors. J Urol, 2003. 170(2 Pt 1): p. 389-92.
  15. Lingeman, J.E., et al., Shock wave lithotripsy: advances in technology and technique. Nat Rev Urol, 2009. 6(12): p. 660-70.